Compartir

El fármaco pone en marcha, a nivel celular, un mecanismo que elimina sustancias maliciosas del cerebro, aunque por ahora eso solo se ha podido demostrar en un modelo con ratones.

La ingesta de aspirina en dosis pequeñas puede tener un efecto adicional, aparte del alivio de dolor y el tratamiento de enfermedades cardiovasculares. Un equipo investigador con sede en la ciudad de Chicago (EE.UU.) ha descubierto que influye sobre un proceso clave en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

La causa exacta de la progresión del alzhéimer aún se desconoce, pero los especialistas saben que su mecanismo predominante es un deterioro de la eliminación del péptido tóxico de beta-amiloide en el cerebro humano, especialmente en la región del hipocampo. Por lo tanto, activar el mecanismo celular responsable de eliminar esos deshechos del cerebro se ha convertido en una estrategia clave para tratar o frenar el avance de la enfermedad.

Revelan qué peligro entrañan las aspirinas para los hombres
Un estudio en ratones de laboratorio, cuyos resultados recogió este 2 de julio Journal of Neuroscience, ha demostrado que uno de los medicamentos más utilizados en el mundo resulta eficaz también en eso.

En el modelo con ratones, la aspirina logró disminuir la patología inducida en las placas amiloideas, estimulando los lisosomas: los orgánulos responsables de la digestión celular, que, entre otras funciones, eliminan la ‘basura celular’. De esta manera, se piensa que también en personas se podría reducir el riesgo y suprimir los efectos de la enfermedad de Alzheimer.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here